SOLUCIONES INTEGRALES PARA EL TRATAMIENTO DE LA LEGIONELLA

VOLADORES

Queremos destacar dos especies en concreto de insectos voladores: la Mosca y el Mosquito.

LA MOSCA (Musca Doméstica)

Tienen actividad diurna favorecida por la temperatura alta y baja humedad.

Las moscas son insectos que se encuentran muy asociados con el medio ambiente humano y aunque existen algunas que pueden picar al hombre, como la mosca de los establos, su importancia sanitaria reside en el papel que juegan como contaminantes de alimentos.

Muchas de ellas en su fase adulta tienden a situarse sobre sustancias, secreciones orgánicas, materias putrefactas, alimentos y heridas. Esto les confiere un importante papel como difusores de enfermedades, ya que pueden transportar gérmenes patógenos muy diversos (especialmente en sus patas y trompas) y transmitirlos a alimentos o a las mucosas (conjuntival, bucal o nasal) o a diversas heridas.

Está probada su importancia transmisora de bacterias de afecciones gastrointestinales infecciosas especialmente del grupo de las shigelliosis y salmonelosis, pueden también producir conjuntivitis y úlcera comeal.

EL MOSQUITO (Culicidae)

Los adultos están en actividad durante las horas crepusculares, si bien pueden picar durante el día cuando la humedad y temperatura son adecuadas. Durante el día permanecen ocultos entre la vegetación o en refugios protegidos de la sequedad ambiental.

Los mosquitos tienen una elevada importancia sanitaria, dado que son transmisores de un elevado número de enfermedades, incluso con alguna de ellas son el único medio conocido de transmisión de agentes que causan la malaria, la fiebre amarilla y ciertos tipos de encefalitis, dengue y filariasis.

En la actualidad, en Andalucía no transmiten enfermedades por lo que su importancia radica principalmente en las molestas picaduras que producen (aunque no hay que olvidar que son vectores potenciales de enfermedades).